Combate la depresión y el estrés

Hoy te proponemos una manera muy fácil de combatir la depresión, reducir el estrés y provocar sueño. Es vigorizante, rejuvenecedor y no tiene efectos secundarios desagradables. ¿Te apuntas?

10 razones para dar abrazos todos los días

Abrazar ayuda al sistema inmune, cura la depresión, reduce el estrés y provoca sueño. Es vigorizante, rejuvenecedor y no tiene efectos secundarios desagradables. Todo es natural, orgánico, naturalmente dulce, sin pesticidas, sin preservativos, sin ingredientes artificiales y 100% saludable. Sin baterías que cambiar, sin la necesidad de revisiones periódicas, rendimiento de alta potencia, a prueba de inflación, no engorda, sin pagos pagos mensuales, a prueba de robos, no pagas impuesto, no contamina y, por supuesto, totalmente retornable. Los abrazos son prácticamente perfectos…

Una famosa cita de Virginia Satir una psicoterapeuta dice, “necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho para mantenernos y 12 para crecer”.

Para el maestro de yoga y terapeuta, Marcus Julian Felicetti, “abrazar es una poderosa manera de sanación, pues no sólo ayuda a sobrellevar mejor las enfermedades, sino que también ayuda a combatir la soledad, la depresión, la ansiedad y el estrés.”

LA OXITOCINA

La oxitocina es un neurotransmisor que actúa en el sistema límbico, el centro emocional del cerebro, promoviendo sentimientos de alegría, reduciendo la ansiedad y el estrés, haciendo monógamos a los mamíferos. Es la hormona responsable de lo que somos hoy. Esta joya se libera durante el parto, haciendo que nuestras madres olviden todo el insoportable dolor que expulsan de sus cuerpos y haciéndolas amarnos y dedicarnos tiempo. Una nueva investigación de la Universidad de California sugiere que esto tiene efectos similares en los hombres, haciéndolos más cariñosos y mejores en sus relaciones y vínculos sociales. Incrementa dramáticamente el libido y el desempeño sexual de los sujetos examinados. Cuando nosotros abrazamos a alguien, la oxitocina se libera dentro de nuestros cuerpos por la glándula pituitaria, reduciendo nuestros ritmos cardíacos y nuestros niveles de cortisol. Cortisol es la hormona responsable del estrés, alta presión sanguínea, fallas del corazón.

<< VOLVER